Los menores captados por las mafias atemorizan a los vecinos del Raval con sus robos y peleas