Las mujeres con ciclos menstruales largos e irregulares son más propensas a padecer enfermedades cardiovasculares