El mercado de los influencers se revoluciona: las marcas buscan menos likes y más cercanía