Los mercados empiezan a recibir con los brazos abiertos a sus clientes en las Navidades más atípicas