"No somos mercancía en manos de políticos y banqueros"