Mercedes y Peregrina respiran gracias a un mismo donante de pulmón: desde entonces son almas gemelas