El 'micromachismo' persiste