El angustioso momento en que los migrantes que huían de Libia encuentran al pesquero de Santa Pola