Un millón de panameños sufren un racionamiento de agua y no pueden beberla