Más de dos millones de británicos no pueden verse su propio pene a causa del sobrepeso