Más de tres millones vuelven a convertir Copacabana en una fiesta de fe