Los mineros necesitan hasta una secadora tras el esfuerzo hecho en el pozo