Ultiman los detalles de seguridad para que los mineros logren su objetivo: Un metro cada ocho horas