El Ministerio de Consumo anuncia: cambiará las etiquetas de los alimentos no saludables y regulará los videojuegos