El ministro del Interior italiano teme más atentados tras el fallido ataque a un periodista