El ministro de Trabajo partidario de depurar las responsabilidades por el caos de los controladores