El primer ministro nipón renuncia a su salario hasta que se controle la crisis nuclear en Japón