Su prominente nariz y una minusvalía, pistas para detener a unos atracadores de gasolineras