"Fueron los dos minutos más largos de mi vida"