5 kilómetros en 18 minutos, el récord del niño más veloz del mundo