Las miradas se han vuelto las protagonistas en la era coronavirus