Todos mirando al cielo: la lluvia, otro enemigo para Julen