Los mirones digitales "roban" fotos y las publican en Internet