La moda de los payasos terroríficos amenaza el puente de Todos los Santos