Un nuevo modelo sanitario propuesto por expertos redefine el papel del Estado