Llega la ropa para muertos vivientes a la Semana de la Moda de Londres