Unas monedas por revolcarse entre pitones