Las monjas de clausura, también con el reto del cubo del agua