El único superviviente de la avalancha en Perú dio la voz de alarma