La mortalidad en carretera ha descendido un 10 por ciento este verano