La mortandad se disparó a principios de 2012, al parecer, por la gripe