¿Es este uno de los motivos por los que se comen tantos dulces?