Pide que le carguen el móvil y se arrepiente toda su vida