Los investigadores buscan el móvil del crimen del destornillador