El móvil se interpone entre padres e hijos