El móvil también es un peligro para los peatones: En Barcelona llegan a los 3 atropellos diarios