Mirar un segundo el móvil a 120km/hora en el coche supone no ver lo que hay delante en 33 metros