Un anciano de 86 años aparece muerto en su habitación de una pensión madrileña con signos de violencia