Mueren abandonadas sin que nadie reparase en ellas durante 20 días