Unos jóvenes recién casados, entre los fallecidos por el accidente kamikaze de la A-8