La traqueotomía no pudo salvar al niño de Olot que murió asfixiado: el globo estaba por debajo de la incisión