La ley de muerte digna no despenaliza la eutanasia pero evita el ensañamiento, según Pajín