Barcelona, ciudad sin ley: Tres robos y dos reyertas en apenas 24 horas