El muerto por la onda expansiva de la explosión en la petroquímica se golpeó la cabeza