Los dos muertos tras caer su coche al mar en el Puerto de Barcelona son vecinos de Artesa de Segre