Los muertos en carretera siguen bajando, aunque menos que en años anteriores