La mujer de Mutxamel recibió 9 puñaladas antes de que la casa se incendiara