La mujer que ha atacado a dos compañeras de trabajo en Barcelona atravesaba una depresión postparto