Una mujer de 90 años con cáncer decide irse de viaje antes que seguir un tratamiento