Una mujer cuida durante casi 20 años el cadáver momificado de su hijo